lunes, 20 de septiembre de 2010

La inflación le seguirá ganando al dólar

El Gobierno dejó en claro en el Presupuesto que no permitirá que el dólar suba más de 5% respecto al valor actual. En tanto, la inflación volverá a sacarle, como mínimo, 15 puntos de ventaja. Los argentinos gozarán del abaratamiento de algunos productos y sufrirán al ver cómo otros se alejan de su alcance


La Argentina es un país que –hace rato- ingresó en un proceso que a esta altura resulta casi irreversible, al menos en el corto plazo: el de su fuerte encarecimiento en dólares...En el último año, la inflación le sacó 20 puntos de ventaja a la suba del billete verde (23 contra 3 por ciento)..

E propio Gobierno -en su Presupuesto 2011 ya dejó “sellado” a fuego el destino que le impondrá a la moneda estadounidense: solamente “dejará” que suba un 4,5% (de los actuales $3,97 a $4,15).

Así las cosas, a esos 20 puntos que ya perdió el dólar contra la inflación real habrá que sumarles entre otros 15 o 20 (puntos) adicionales, de cara a los meses venideros, habida cuenta de la inercia inflacionaria que, inevitablemente, se arrastrará de un período a otro....


Ahora bien, ¿influye en el bolsillo de los argentinos este “divorcio” entre el dólar y la suba de precios? ...

En definitiva, irá profundizándose lo que ya se viene dando este año:

Electrónica importada barata: los artículos que tienen precios dolarizados (principalmente los electrodomésticos traídos del exterior y productos de alta tecnología) se harán más accesibles en términos de salarios.

“Made in Argentina” más caro: los productos industriales fabricados en el mercado doméstico irán en aumento. Los sectores que utilizan mucha mano de obra y que deben otorgar aumentos salariales de dos dígitos sufrirán, inexorablemente, un encarecimiento de sus costos en dólares, que se trasladará al valor final. Esto se viene dando y se profundizará, por ejemplo, en el caso de la indumentaria, por lo que no resulta sorprendente ver cómo el precio de la ropa en Argentina
...

Ladrillos más costosos: los precios de las propiedades –en zonas de alta demanda- seguirán a los costos de construcción, más que al dólar. Esto implica que están dadas las condiciones para otro incremento -de entre un 6% y 10%- en el precio del metro cuadrado en barrios premium. ...

Servicios en alza: los servicios, que incluyen a los gastos de esparcimiento, como cenar afuera, serán los que más aumentarán, siguiendo un fenómeno típico de los países que aprecian su moneda. La excepción, afirman los economistas, son aquellos con precios regulados a nivel oficial....

El turismo fuera del país se hará más barato. Lo notarán sobre todo aquellos que viajen a los Estados Unidos y Europa. El efecto del atraso cambiario hizo que, por ejemplo, un pasaje a Madrid, que hace cuatro años requería 2,3 sueldos en promedio, ahora sólo ascienda a poco más de 1 sueldo. En cambio, los países vecinos seguirán siendo más caros para el viajero argentino, debido a la revalorización de sus monedas, particularmente el real brasileño.


Llenar el changuito se hará más cuesta arriba: la apreciación de la moneda argentina “empuja” a los alimentos a la baja, en términos reales. Pero los precios de las materias primas presionan en sentido inverso. La opinión de los economistas es que, tal como ocurrió este año, seguirán subiendo en mayor proporción que la inflación promedio, una mala noticia para los segmentos de menores ingresos.


Salarios más altos en dólares: los sectores que han recibido aumentos que igualan o superan a la inflación han visto crecer sus ingresos en más de un 10% en dólares. Claro que eso no necesariamente significa que su capacidad de consumo sea más alta, ya que la inflación también pesa.


....Pero también es cierto que este año la inflación en dólares de la Argentina muestra una gran diferencia respecto de la de otros países de la zona, donde el promedio del encarecimiento dolarizado es de apenas un 3 por ciento.



Es decir, mientras los vecinos mantienen un panorama estable en materia de inflación y tipo de cambio, con un encarecimiento “verde” no muy alejado de lo que ocurre en el mundo, en la Argentina el escenario es muy diferente.

“El tipo de cambio real va a seguir bajando, en parte como consecuencia de una nueva estructura económica mundial. La debilidad del dólar y el aumento de la demanda por productos agrícolas son dos factores que se quedarán por un buen tiempo”, afirma Giacomini, de Economía & Regiones.

Pero el analista también destaca los factores locales que hacen que la inflación dolarizada sea mayor en la Argentina que en otros territorios.

Fuente
Fernando Gutiérrez
(c) iProfesional.com

No hay comentarios: