jueves, 26 de agosto de 2010

Nuevos mecanismos de la AFIP para combatir trabajo en negro

La AFIP activa mecanismos de control para combatir el trabajo en negro


Las cargas previsionales de 7.200.000 trabajadores serán liquidadas por las empresas desde la web del fisco. Termina el pago anticipado de esos beneficios.

Desde la semana próxima estará en vigencia el nuevo software con el que más 550.000 empleadores deberán liquidar las cargas sociales de 7.200.000 trabajadores registrados en el Sistema Previsional Argentino (SIPA). Tal gestión se cumplirá a través de la página web de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

En efecto, la versión 34 del programa “Sicoss” (Sistema de Cálculo de las Obligaciones de Seguridad Social) será acompañada por la implementación de las presunciones laborales. Se trata de herramientas diseñadas por la Ley Antievasión, todavía no reglamentada, que habilitarán la posibilidad de establecer la cantidad mínima de trabajadores con los cuales debería contar una firma para trabajar.

Con esta implementación del nuevo software comenzará la recaudación del del Seguro Colectivo de Vida Obligatorio y tendrá lugar el final del régimen compensador de las asignaciones familiares y los empleadores serán liberados de la carga financiera y administrativa por el pago anticipado de tales beneficios.

El Sicoss redundará también en la identificación de los trabajadores, incluido en ella convenios de corresponsabilidad gremial de la actividad rural.

LECTURA. Marcelo Domínguez, consultor tributario, le expresó a Buenos Aires Económico que si bien la formalización de actividades marginales es labor y mérito del fisco, existe un alto riesgo de iniquidad al apreciar el marco del espectro laboral.

“En primer lugar, el trabajo no registrado implica muchas veces la existencia de un preacuerdo entre partes. Ese nexo, casi tácito, suele mantener una fuente laboral frente a una realidad: si procede a realizar todos los registros habrá un encarecimiento por las cargas sociales”.

“Y la incidencia es tan gravitante que pone en juego la supervivencia de la relación.” A la hora de citar ejemplos, Domínguez mencionó el servicio doméstico, las personas que cuidan enfermos o quienes se desempeñan en un consultorio profesional. “Allí, las cargas sociales recaen sobre economías de poca rentabilidad”, explicó el consultor.

“Con la regularización, conforme también los beneficios sociales y previsionales para el trabajador, aparecen como innegables. Pero tampoco lo es que en muchísimos casos esa tónica implique la pérdida de trabajo. Por lo tanto, es menester acompañar la regularización con alguna baja en las contribuciones patronales. Está el caso de Chile, donde a mayor sinceramiento laboral no existen las contribuciones patronales y de ninguna manera eso afecta la recaudación tributaria”.

Fuente: lt10digital.com
Consejo Prof. de Cs. Ec. de Sta Fe- cámara Primera

No hay comentarios: