martes, 18 de mayo de 2010

Los shoppings de Buenos Aires

Un par de décadas atrás, los shoppings no existían en Buenos Aires (el primero en abrir fue Soleil, en 1987), pero hoy ya no hay barrio o localidad que no tenga algún centro comercial cercano, donde hacer todas las compras juntas: tiendas de ropa, de comida, supermercados, cines, juegos para chicos ¡todo en un solo lugar! Gigantes, discretos, elegantes, caros, accesibles... cada shopping tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Acá te contamos qué es lo mejor y lo peor de cada uno.


1. ABASTO
Precios accesibles y marcas de ropa de uso diario (Ver, Portsaid, Yagmour). Es el shopping que más tiene en cuenta al vestuario masculino (adidas, Bensimon, Rever Pass, Old Bridge, Bowen) y te remonta cualquier día de lluvia (es grande y podés ir directamente en el subte B sin mojarte). La perdición de los chicos con sus juegos (una máquina de gastar plata) y el Museo de los Niños. La forma del patio de comidas -todo un piso con las mesas en el medio- facilita el que cada quien elija lo que quiere.


(Avenida Corrientes 3247, Abasto)


Lo mejor: entre que mirás un lado, el otro y recorrés los cuatro niveles podés pasarte horas dando vueltas.


Lo peor: las convenciones de floggers y emos de los fines de semana.


2. ALTO AVELLANEDA
Con su recorrido cilíndrico y una sola planta, es de los más fáciles para recorrer. Sus 170 locales son un mix entre primeras marcas y otras término medio. Da para todos los presupuestos. ¿Los polos de atracción? Falabella (encontrás lo que ya no queda en Unicenter) y el recién llegado Starbucks. El Alto es el punto de encuentro de adolescentes y familias por sus cines y su conexión con Wal-Mart. ¿El acceso? Está pensado más para automovilistas que peatones y, de noche, la zona es un poco oscura.


(Güemes 897, Avellaneda)


Lo mejor: el tamaño, las opciones para comprar y el acceso a Wal-Mart.


Lo peor: al ser el único de la zona, los fines de semana se llena mal.


3. CABALLITO
Para cruzarte con el vecino, la prima, el amigo. Un shopping chiquito (a pesar de sus tres pisos), de barrio, donde podés comprar ropa sin pasar apuros. Precios accesibles, locales nuevos y fashionistas como Complot y multimarcas como The Collection donde conseguís todo lo que querés en un sólo lugar. Una distribución práctica, un parque de juegos incluido y cines justo en la vereda de enfrente. Para pasar la tarde.


(Av. Rivadavia 5108, Caballito)


Lo mejor: está a mano. Es la versión cómoda y práctica de Avenida Rivadavia, bajo techo y a resguardo del clima.


Lo peor: como está en una zona de casas y no tiene estacionamiento, el acceso en auto es complicado.


4. ALTO PALERMO
Todo lo que necesitás en 65.000 m2. Con sus entrepisos y recovecos la distribución del Alto es algo extraña (tratá de subir a Sony Style y bajar y me contás), sin embargo es práctico para ir, comprar lo que querés y pasar el rato. Reúne gente joven y primeras marcas. Zara es visita obligada (pero también la primera sucursal donde todo se agota rápido en las liquidaciones). Suma puntos que tenga dos librerías y también se destaca el único punto de venta exclusivo de Lee. El patio de comidas es variado y se llena los fines de semana. Si ves gente en joggineta, no te asombres, son los especimenes que salen de hacer gym en la sede que tiene Megatlón. Para ir en colectivo, a pie o en subte D.


(Av. Santa Fe 3253, Palermo)


Lo mejor: la ubicación. A minutos vía subte y con todas las combinaciones de los colectivos de Avenida Santa Fe.


Lo peor: ante el tamaño de los nuevos shoppings, el Alto quedó chico. Lo recorrés en una hora, máximo.

5. PASEO ALCORTA
El rey de los pasillos amplios, la luz y ¡los bebés! Hay cochecitos por doquier y chicos que aprovechan el parque de juegos cubierto (pago) y descubierto (gratis). Es el shopping más ligado al diseño, con marcas para un presupuesto más elevado (Tramando, Etiqueta Negra, Trosman, AY Not Dead) como para comprar en cuotas. Tiene sillones bien ubicados por si te cansaste de recorrer y corners de perfumería para probarse todo. Su estacionamiento es pago (tenés un servicio opcional para lavar tu auto mientras hacés las compras) aunque las dos primeras horas son sin cargo.

(Salguero 3172, Palermo Chico)

Lo mejor: las marcas, las promociones y el espacio.

Lo peor: hay muchos chicos y se torna molesto para los que no tienen hijos o para las que tienen hijos y quieren tener un descanso de sus hijos.

6. DEVOTO SHOPPING
Para sacar de apuros, comprar regalos de último momento o hacer tiempo mientras esperás para entrar al cine (cómodos Hoyts situados enfrente). Una distribución simple, primeras marcas (Kosiuko, Rapsodia, Levi's, Akiabara) y una variedad accesible para hombres y mujeres por igual. El patio de comidas da para un cafecito o por si te da fiaca cocinar, pero nada más. ¿El parque de juegos Playland? Entretenimiento seguro para los chicos.

(Quevedo y José Pedro Varela, Devoto)

Lo mejor: es como una avenida comercial condensada.

Lo peor: muchas marcas son franquicias así que no siempre conseguís todos los productos que buscás.

7. SOLEIL FACTORY
Nada mejor que ir de compras y estar seguro que pagás los precios más bajos. Sus locales (muchos de chicos: Grisino, Mimo & Co y Cheeky y otros tantos deportivos) son segundas selecciones y discontinuos que ya son un clásico. Eso sí: ni se te ocurra comprar para regalar porque jamás los cambiarán. El lugar funciona de manera simbiótica con el supermercado Carrefour (podés recorrer sus pasillos carrito en mano) así que llenar la heladera se convierte en la excusa ideal para hacer shopping. También atrae gente por sus cines y su mini parque de diversiones.

(Bernardo de Irigoyen 2647, Boulogne)

Lo mejor: definitivamente, los precios.

Lo peor: por seguridad, no es el mejor lugar del mundo para ir a la tardecita.

8. GALERÍAS PACÍFICO
Su arquitectura y diseño lo hacen el más elegante de Buenos Aires. A la hora de las compras tenés variedad: desde marcas bien caras hasta las comerciales, además de otros con artículos regionales que apuntan a los turistas de la calle Florida. Como para una escapada rápida desde el trabajo, hacerte de regalos de último momento o, por qué no, cambiar otros. Su patio de comidas es funcional para oficinistas (invita a compartir mesa con extraños). ¿Punto a favor? El Centro Cultural Borges. ¿Punto en contra? El paseo de perro obligado con el que te obligan a dar vueltas innecesarias para subir o bajar las escaleras.

(Florida y Córdoba, Microcentro)

Lo mejor: te queda a un paso si trabajás en el microcentro. Además, está tan limpito que da gusto.

Lo peor: las caras de decepción de los vendedores al ver que no sos turista.

9. PLAZA OESTE SHOPPING
Bien ubicado, es la salida de compras para la gente de Castelar. Sus dos niveles se dejan recorrer fácilmente y reúne muy buenas marcas de ropa (hombre y mujer por igual, con marcas para el diario y otras un poco más caras) así como locales de telefonía celular o servicios como Asatej para resolver todo de una pasada. El patio de comidas es grande y tentador. Los extras incluyen un supermercado Jumbo, cines y parque de juegos. Sólo para ir en auto.

(Juan Manuel de Rosas 658 (ex Vergara), Morón)

Lo mejor: cada día está más completo; tiene todo lo que necesitás y a unos minutos.

Lo peor: la cercanía a la autopista no lo hace un lugar del todo seguro.

10. EL SOLAR
Casi escondido y con pinta de mansión, el Solar es un alto en tu recorrido por Las Cañitas. Parte de su encanto es que es chiquito, tiene sus habitués y las vendedoras te recuerdan (o al menos se acuerdan de lo último que compraste). Al mediodía es punto de encuentro de adolescentes (hay muchos colegios en la zona). Su patio de comidas tiene pocas pero ricas opciones. Con buenas intenciones, el lugar se fue aggiorando en los últimos años: se expandió con un subsuelo y mantuvo marcas de primera. Aún así, los accesos son incómodos, los baños pocos y estacionar, un caos.

(Av. Luis María Campos y Maure, La Imprenta)

Lo mejor: para bien o para mal (qué garrón si no te bancás a la que atiende) podés tener un acceso cliente-vendedora diferente al resto de los shoppings.

Lo peor: sus escaleras fijas. Poco prácticas y, si sos mujer... ¡olvidate de subirlas en minifalda!

11. LAS PALMAS DEL PILAR
A 50 kilómetros de la ciudad, es el centro de abastecimiento de los countries. Su distribución -como una galería al aire libre- es simple y no te da sensación de encierro. Una de sus características son sus marcas (La Martina, Rever Pass, Kevingston, Timberland, Scandinavian o Golf for ever) más de indumentaria de fin de semana. Cuenta con un Aventura Center para los más chicos, acceso a Jumbo y a Easy (¡carbón, leña y jardinería!). Su patio de comidas es lindo, más esmerado que el resto. ¿El estacionamiento? Es gratis, pero al aire libre.

(Panamericana km 50, Pilar. Las Magnolias 754)

Lo mejor: la cercanía. Si vivís en Pilar, hasta el Unicenter te quedó lejos.

Lo peor: para pensarlo dos veces los días de lluvia. Te mojás desde que estacionaste y el agua te alcanza hasta cuando mirás las vidrieras de la galería.

12. PATIO BULLRICH
Muy de Recoleta, con marcas tradicionales clase media alta -o más bien caras- e internacionales -Kenzo, Carolina Herrera, Ermenegildo Zegna- a precio dólar pero con buena atención (¡sacrilegio que sus vendedoras no sean bilingües!). Su Zara en el subsuelo es un reducto a visitar así como su vecino Rapsodia. El acceso a los cines es extraño, pero sirve. El patio de comidas sorprende con señores que prefieren comer con cubiertos reales y evitan cocinarse. Las escaleras mecánicas hacen que al Patio lo recorras entero. Para pasar la tarde y tomar un café.

(Av. Del Libertador 750, Recoleta; otra entrada por Posadas 1245)

Lo mejor: en el centro, pero no tanto. Ideal para reuniones en sus cafés.

Lo peor: hacer shopping pierde la gracia cuando tenés que preocuparte en cómo vas vestido y el qué dirán.

13. UNICENTER
Lo aman o lo odian. Grande a más no poder (tres niveles, 300 locales) es para ir en zapatillas, en familia y a pasar el día. Ahí nada está dejado al azar, los baños y las escaleras están donde deben estar. Uni tiene locales a rolete para hombres, mujeres y chicos (siempre los más grandes, siempre los más lindos) y, si lo que querés no está ahí, seguro que no se consigue. Imperdibles los dos pisos de Falabella , bienvenido un patio de comidas organizado, cómodos cines y un parque de diversiones. El estacionamiento es free, aunque genera un embudo siniestro los fines de semana para entrar.

(Paraná 3745, Martínez)

Lo mejor: la variedad y calidad de lo que encontrás.

Lo peor: que te duela todo después de un día de recorrerlo. Es una clase súper exigente de gym.

14. DOT BAIRES
No parece, pero es enorme. Buenas marcas y locales gigantes (demasiado) entre los que podés aprovechar Zara (conseguís más que en otros locales), Perramus y Falabella. Su cine Premium Class (comida + película) es único. El patio de comidas tiene sectores forzados que te dejan expuesto mientras mordisqueás tu hamburguesa y la zona de juegos tiene sabor a poco. Atención fumadores: hay terracitas para tomar aire y/o puchear.

(Vedia 3626, Saavedra)

Lo mejor: a un año de su inauguración no termina de arrancar. Eso lo hace un lugar súper aconsejable para ir durante la semana: ¡no hay nadie!

Lo peor: la ubicación. Al principio parecía una salvación que liberaría al Uni del atestado caudal de gente. No funcionó. Está tan incómodamente cerca de la General Paz que se ganó fama de inseguro y de difícil acceso.

Fuente: Juana Gardner para yahoo.com.ar

No hay comentarios: