jueves, 25 de febrero de 2010

Algunas impresiones de Panamá city

Llegamos a Panamá City por la noche, Nos esperaba una trafic en el aeropuerto de Panamá city,que nos conduciría hasta el Hotel Panamá en Vía España, una de las arterias importantes de la ciudad. Su conductor ofició de excelente guía turístico, por supuesto con la de vender paquetes de excursiones. Ya teníamos el dato por otros turistas que habían estado en esta ciudad que era más económmico tomar un taxi para recorrer la ciudad ya que los taxistas son excelentes guías y la difernecia de precio es notable. por ejemplo un city tour en taxi de unas 4 a 6 horas, con las esperas, correspondientes, puede costar 20 a 40 dólares independientemente de la cantidad de pasajeros que lleve. A la zona francacuesta 150 dólares. Es importante convenir el precio de antemano. Aconsejan en los hoteles no tomar taxis en la vía pública. Los hoteles tienen taxis que trabajan para ellos o con ellos, son más seguros pero siempre más caros. Haciendo caso omiso a las recomendaciones anteriores, tomamos un taxi en la calle. Hicimos una primer recorrida,pero no resultó muy amable el taxista, luego ya dimos con un taxista cubano que había escapado en balsa de su país rumbo a Miami y terminó con su madre en Panamá, se cambió en este país su nombre original por el de Edwin. sumamente divertido y muy buen guía. Lamentablemente he perdido sus datos. sí los conservo de u taxista que ofició de guía en los distintos recorridos en mi sergunda visita a Panamá. Mucho más sobrio en su manera de ser pero muy sumamente correcto.
Panamá se puede decir, que son tres ciudades en una: la vieja Panamá, Panamá la antigua y la ciudad nueva. las tres merecenn recorrerse . Panamá vieja es colonial y se están restaurando la mayoría de sus edificios. Muy bonita. Los díasferiados hay guías gratis en el casco colonial, que paga el municipio. Se las encuentran generalmente en la plaza principal de este sector. Allí hay bastante para ver: es recomendable visitar la iglesia que cuenta con el altar de oro (que se salvó de los piratas gracias a que lo cubrieron en su momento con lodo). También la iglesia frente a la plaza, el Museo de la Esmeralda (si luego han de visitar Cartagena, es importante saber que este es una sucursal de la fábrica de esmeralda "Caribe" sito en aquella ciudad, donde hay mejores precios y una gran diversidad de modelos). Entre otros atractivos se encuentra la plaza Francia, y la casa de Rubén Blades, cantante y hasta no hace mucho tiempo Ministro de turismo de Panamá. Desde allí es magnífica la vista a la ciudad nueva, también llamada "litlle Manhattan"-

Un párrafo aparte merece el famoso Canal de Panamá, al que conviene visitarlos por la mañana pues lo interesante es ver pasar al menos un barco para entender su funcionamiento (es una obra de ingeniería impresionante), Recomiendo no dejar de ver el corto explicarivo del funcionamiento del mismo. También en el mismo lugar funciona un museo muestra de la gran diversidad de insectos (descomunalmente grandes) que hay en la zona. Es asombroso.

La ciudad vieja es la primera Panamá construída, que fuera destruída por el Pirata Morgan. Quedan unas cuantas ruinas, y se encuentra en reconstrucción.

Por la noche se puede asistir a espectáculos folklóricos con cena, o a alguno de los numerosos casinos que existen, el más famoso es el del hotel Venetto. En mi segunda estadía me alojé en el Hotel Radisson Decápolis. cuando uno llega allí, le entregan cupones con multipliccación de chances para el casino que se comunica con el hotel mediante un puente de Cristal, al igual que uno de los shoppings de la ciudad, para el cual te entregan una interesante cuponera de descuentos, y por último un voucher con 20 dólares diarios para tragosa en la barra del lobby del hotel.
El hotel Panamá también cuenta con casino.

Otra salida nocturna recomendable es ir a cenar al Causeway (tres islotes formado con los restos de la dinamitación de las montañas para la construcción del canal, unidos por un puente) allí hay muchos restaurantes de gran calidad culinaria, Todos los días en este mismo lugar, a las 9 de la mañana se puede tomar un barco hasta la isla Taboga, también llamada isla de las Flores. Son cinco dólares el viaje e incluye la vuelta a las 17 horas. La isla es bonita para recorrerla, también tiene una playa con un bello mar, aunque no está muy bien utilizada la infraestructura existente.. El paseo en si en el barco vale la pena pues a la ida y la vuelta se van viendo los distintos barcos que esperan para cruzar el canal: cruceros, de carga, petroleros.
La isla fué el centro de operaciones de Pizarro en épocas de la colonia. También vivió allí un buen tiempo el pintor Gauguin. En ella se encuentra una de las primeras iglesias construídas por los colonizadores en tierras americanas.

La ciudad moderna merece un artículo aparte, como así también los alrededores de la ciudad.

No hay comentarios: