domingo, 15 de noviembre de 2009

Viajando de Francia a Irlanda

UNA VISITA A IRLANDA

Tomamos el TGV (Tren de gran velocidad) en Lyon, Francia. Solo dos horas más tarde nos encontrábamos en Paris Gare de Lyon. Fuimos en subte hasta Paris Saint Lazore. Nos encontramos con un chileno que se encontraba estudiando en la Bolsa de Comercio de París y nos acompañó un tramo. En Saint Lazare esperamos hasta las 15 horas, hora que tomamos el tren hasta Cherburgo.
La Irish Continental Line realiza el trayecto Francia. Irlanda, con tres posibles vías: la Havre- Cork; La Havre- Rosslare ny Chesburgo- Rosslare. Elegimos esta última ya que demoraba 6 horas menos. No conseguimos los horarios, pero sabíamos que este cruce no contaba con gran frecuencia. Decidimos arriesgarnos igual. De no encontrar un barco ese día, las posibilidades de conocer Irlanda eran muy reducidas pues nuestros Eural pass estaban próximos a vencer.
Esa noche a las 21 había barco. Increíble nuestra suerte!!!!!!
Una vez llegados a Chesbrugo tomamos un bus hasta el puerto A las dos horas embarcaríamos. El ferry era bueno.
Nos encontramos con una chica irlandesa mientras esperamos la salida, que sucede con una hora de atraso, nos convida chocolates. Con motivo de este atraso comienza a tocar una banda de italianos que esperaba el ferry y todo el mundo a bailar.
Llegamos a Irlanda el lunes cerca del mediodía (atrasamos los relojes l hora), más precisamente a la localidad de Rosslare. Desde el mismo puesto, tomamos un tren para Dublín, el que sale en breves minutos.
Allí estaba nuevamente nuestra amiga irlandesa, quien insistió en invitarnos a comer algo ya que estábamos en su tierra. Compro dos cervezas y un té (el té para mí). Cuando regresaba a tren se encontró con su papá que la había ido a esperar, desde Dublín., así que nos despedimos allí.
A las tres horas arribábamos a Dublín. Nos dirigimos a hospedarnos a Youth Hotel “Isaac`s”. Muy boniyo. Tenía 250 camas. Pero no quedaban camas para hombres, solo alojamiento para estos en una habitación con colchones en el suelo.

No hay comentarios: