lunes, 15 de agosto de 2016

El llamado bono mágico del blanqueo



Les dejo un artículo de Ambito financiero ilustrativo de las distintas variantes que tiene el contribuyente que está por blanquear.


Quienes adherirán al blanqueo están haciendo cuentas:

a): ¿conviene pagar la multa del 10% y quedar liberado,
B ¿  es preferible suscribir alguno de los dos bonos del menú?
C)  ¿Es preferible entrar en un fondo cerrado inmobiliario sin pagar la multa? 

Éstas serán las decisiones que deberán adoptarse en los próximos meses, teniendo en cuenta que las condiciones más ventajosas se extienden hasta el 31 de diciembre, si bien el blanqueo se extiende hasta le 31 de marzo de 2017.

Para los que prefieren no pagar el impuesto especial, la opción inmediata pasa a ser la suscripción de títulos que se emitirán  para los blanqueadores.

 Ambos permiten eludir el pago del 10% y desde ese punto de vista lucen beneficiosos. El problema es que el de tres años tiene un cupón al 0%, mientras que el que vence en 2023 paga 1% anual, por debajo de las tasas que hoy ofrecen bonos argentinos de similar duración ( entre 5% y 6,5% para esos plazos).

Distintos cálculos que circulan en la City concluyen que es preferible suscribir el bono a siete años, ya que a pesar de ser más largo presenta una serie de ventajas: tiene un cupón mayor y permite exteriorizar el triple del monto suscripto.

Un ejemplo para el blanqueo de un millón dólares: para no pagar la multa, en el caso del bono a tres años hay que destinar la totalidad del dinero y esperar tres años para recuperarlo. En el caso del "bono mágico", no podrá venderse durante los primeros cuatro años. Pero el gran beneficio es que libera a quienes lo suscriben de inmovilizar dos tercios del monto. En el ejemplo para blanquear un millón de dólares habría que suscribir este título especial por u$s 333.333, pero quedaría "libre" para invertir los restantes 666.666 dólares.

Según estimaciones privadas las opciones dan levemente favorables al bono a siete años. Teniendo en cuenta los actuales rendimientos, el "valor presente" del título a tres años con tasa cero es de u$s89,96, lo que representa una quita del 10%, similar a la multa. En cambio, en el caso del "bono mágico", las cuentas son diferentes. Armando un portafolio de títulos argentinos de distintos plazos (Bonar 2020, 2024 y 2046), es posible obtener un retorno que oscila del 9,5% al 17,7% a cuatro años de plazo. Considerando estos valores, la verdadera quita que tendría este título es de 8,6%.

Claro que la opción a pagar la multa es asumir algunos riesgos: básicamente quedar 100% expuesto a bonos argentinos de distinta duración, incluyendo el a siete años que recién a partir del cuarto podría negociarse en los mercados. El supuesto de la conveniencia del bono mágico está en relación directa con la voluntad de mantener en cartera bonos argentinos de largo plazo.

Una empresa privvada realizó una simulación de inversiones bajo supuestos parecidos. En todos los casos parte de una inversión de u$s250.000 y luego invierte en una cartera de tres bonos, el Bonar 2024, 2026 y 2046. Pagando una multa del 10% e invirtiendo el 90% restante en estos bonos, en cinco años el inversor terminará con u$s303.000, un rendimiento de 3,93% sobre el total blanqueado.

Para el mismo ejemplo de un bono a tres años, el resultado final dará un patrimonio de u$s283.000, muy inferior al pago de la multa del 10%. Pero en el caso del bono a siete años, como dos tercios quedan disponibles para invertir en títulos argentinos al final del ejercicio (considerando la misma cartera de títulos), el patrimonio habrá subido hasta 307.000 dólares. En este último ejercicio, el bono a siete años es vendido en el cuarto para reinvertir los fondos en la cartera elegida.

Fuente: ámbito.com

No hay comentarios: