miércoles, 21 de octubre de 2015

El W20 se reunió en Turquía para tratar la vida económica de las mujeres

 la primera cumbre del W20  (Women 20). Esta cumbre fue creada por las 20 economías líderes mundiales para fomentar el papel de la mujer en el crecimiento económico mundial.

La ponencia de quien escribe esta nota versaba sobre el lento proceso de promoción de mujeres en puestos de liderazgo y porqué Alemania finalmente se decantó por establecer una ley de cuota nacional. 
Ella escribe sobre tres mujeres que conoció en dicha cumbre, mujeres de gran éxito profesional y personal.

Yasemin Gur, de nacionalidad Turca, era ponente en el W20 y nos animaba para que entráramos en las redes de los hombres. Recuerda superplejidad al escuchar el impecable acento británico mientras esgrimía su teoría de choque en cuanto a las redes de los hombres. Al principio, recuerdoSu discurso le parecióincoherente, ya que no podía evitar prestar atención por contraposición al Hiyab, velo característico de mujeres árabes que protege el pelo y el cuello, y que lucía de manera permanente. Lamentablemente, desconoce si Yasemin perteneció a la generación de mujeres turcas que tuvieron que abandonar el país para llevar el velo. Hasta el año 2014, en Turquía, estaba prohibido llevar el velo en los institutos públicos, lo cual motivó la migración a otros países por motivos religiosos.
Yasemin, de apenas treinta y cinco años de edad, liderea la empresa familiar de su padre en Turquía, con más de doscientos empleados, había vivido muchos años en Reino Unido, y fue allí donde desarrolló toda su formación académica y profesional.

Nelly Kostadinova, de nacionalidad búlgara y residente en Alemania, delegada oficial de Alemania durante la cumbre del W20. A lo largo de los últimos 25 años se ha forjado un imperio económico con su empresa de traducciones y es la migrante ejemplar del partido político conservador alemán de Angela Merkel, el CDU. Su última inversión la ha hecho en Suráfrica, donde no sólo vende sus traducciones sino que ha creado una escuela de informática para niños y niñas en Township Soweto (área urbana a pocos kilómetros de Johannesburgo).

Fawzia Koofi, afgana de nacimiento, política, activista de género y escritora. Literalmente, ha sido una luchadora desde el día que cogió su primera bocanada de aire: su madre le dejó fuera en el sol ardiente a morir porque no quería otra hija.Horas más tarde, la madre cedió y tomó a su pequeña de nuevo, con fuertes quemaduras, pero con el espíritu inquebrantable. A sus 39 años, es uno de los miembros más prominentes de Afganistán del parlamento. Alrededor de una cuarta parte de los escaños del parlamento está reservado para las mujeres, curiosamente dándoles una mejor tasa de representación que a las mujeres parlamentarias de la actual legislatura en el Reino Unido. Pero también es un país donde las niñas siguen estando acosadas por los talibanes para asistir a la escuela, y donde la mayoría de las tres cuartas partes de los parlamentarios varones rechazaron recientemente una ley para frenar la violencia contra la mujer, o dónde por contraposición a la Señora Erdogan (quien por cierto también luce un Hiyab), la esposa del expresidente afgano Hamid Karzai (la señora Zeenat Karzai), no ha sido vista en público desde hace casi una década.

Si queremos saber más de Fawzia, podemos leer sus impresionantes experiencias y vida en “Cartas a mis hijas”, su autobiografía. Hace una especial mención a una española que al tiempo que Fawzia, es promotora y protectora de las vidas de muchas niñas afganas. Me refiero a Fuencisla Gózalo, Fundadora y Presidenta de la Fundación Cometa, que ya dispone de dos colegios en Afganistán para niñas.

No pudo evitar fijarse en sus homólogas de otros países, sobre todo en aquellas que por su condición religiosa (o incluso político-religiosa) están supeditadas a llevar velo islámico en cualquiera de sus vertientes, en general, de corte moderado. No se trata de una cuestión estética, es una cuestión de igualdad y libertades, y no de religión o culto.
En los últimos días, agrega El gobierno turco ha logrado la promesa de la canciller alemana en relación a retomar los capítulos de la adhesión de Turquía a la Unión Europea, y en tanto Turquía se encargue de fiscalizar la entrada a la UE ante la gran crisis de migración de refugiados como condición sine qua non.
Existe gran diferencia que  entre las libertades adquiridas por las mujeres occidentales y las carencias en dicha materia que sufren aquellas mujeres nacidas y/o residentes en países islámicos como lo es Turquía.
Los períódicos no se hicieron eco de esta cumbre.

Fuente: NEWSLETTER MUJERES & CIA
POR KATHARINA MILLER

No hay comentarios: