martes, 20 de diciembre de 2011

Perspectivas para Argentina en 2012


Es lo que sostiene el JP Morgan sobre la Argentina en su último informe, titulado "Perspectivas para la Argentina y el Caribe en 2012".

Con respecto al país, sostiene que "el shock negativo en la economía del país (tasa de interés, precio de la soja, salida de capitales y la relación con Brasil) fue en 2011 la mitad del impacto que en 2009".
Además, el informa señala que se espera que la inflación cierre 2011 en el 21,8% anual, ya que "se mantuvo estable en los últimos meses luego de llegar al pico del 25,1% en 2010".
Para el año próximo "puede moderarse un poco más, a pesar de una depreciación más rápida del peso argentino (tal como ocurrió en 2009), si las presiones de recesión mundial se manifiestan en el primer semestre de 2012".
A continuación, los principales puntos del informe publicado este martes por el matutino:
  • El INDEC continúa informando un dato de inflación distorsionado, de un 9,7% anual, por debajo de las estimaciones privadas.
  • El Gobierno intenta utilizar las negociaciones salariales para moderar la inflación y busca acuerdos en torno a un 18% en 2012, porcentaje que parece posible.
  • La inflación sigue siendo inconsistente con el tipo de cambio, que fue depreciándose a un ritmo del 8% durante el último año. Las tasas de interés nominales crecieron a cerca de un 20%. Pero la tolerancia del Gobierno a continuar utilizando las reservas para pagar deuda (versus las posibilidad de acceder a los mercados o depreciar más rápidamente el peso argentino) parece continuar luego de las elecciones.
  • La designación del gabinete sugiere la continuidad de la política económica.
  • Las reservas bajaron u$s6.200 millones desde su máximo del año. El dólar paralelo está en $4,66 (luego de haber tocado el pico de $5,10) en medio de la volatilidad global. Es probable que en 2012 el peso argentino se deprecie entre un 15% y un 20%.
  • La salida de capitales llegó a u$s24.800 millones en el último año. Continuó siendo elevada en los últimos tres meses, en torno a u$s3.200 millones en cada mes. Los factores macro pero sobre todo los micro (la dependencia del crecimiento a la energía importada) están erosionando el superávit comercial mediante una mayor presión a las importaciones.
  • El calendario electoral tensó las cuentas fiscales. El gasto sube a un ritmo mayor que los ingresos genuinos, a un 41,6 y un 27,7%, respectivamente. La reducción a los subsidios subrayó el foco del Gobierno en endurecer la política fiscal en 2012.
  • La flexibilidad fiscal argentina se ubica por "debajo de la línea", dadas las transferencias del Banco Central al Tesoro para pagar deuda (u$s6.500 millones en 2010; u$s9.600 millones en 2011; y están estimadas para 2012 en u$s5.700 millones).
Fuente: Iprofesional.com

No hay comentarios: