lunes, 19 de septiembre de 2011

Las lecciones que dejó Steve Jobs para los emprendedores


Este hombre logró crear una de las marcas más poderosas del mundo; un reto que requiere de una inversión, pero sobre todo de creatividad constante.

Pero ¿cómo logró este empresario crear una marca que genera expectativas tan altas en los consumidores, al grado de que sus clientes corren y hacen filas interminables para comprar productos que no conocen aún, inclusive una semana antes de su lanzamiento?

Lograr sobresalir y posicionarse de manera exclusiva e inconfundible en la mente del consumidor implica ser cada vez más creativo, invertir tiempo y dinero en el desarrollo de nuevas técnicas de atracción y no solamente fijar su atención en la calidad o en los precios de sus productos o servicios. Recuerde: existen también otros atributos intangibles, que nos ayudan a posicionarla y a hacerla perdurable con el paso del tiempo.


Esto porque la cultura organizacional de la empresa se ve reflejada en sus empleados, tiendas y productos.

Y, además, el servicio, la venta y la posventa, la decoración de sus tiendas, la forma de comunicar y relacionarse, desde los directivos hasta el último de los empleados corresponde a un determinado perfil, a un determinado esquema que genera marca y en gran parte a eso se debe el éxito de Apple, la marca creada por Steve Jobs..


Desde sus inicios Jobs tuvo la certeza de que sus ideas eran buenas y que tenían un valor. Debido a esto, protegió así todas sus invenciones.Como empresario, usted debe hacer lo mismo, proteger sus ideas y proyectos para que estos adquieran un valor comercial. Una vez registrado, usted adquiere título de propiedad sobre el mismo; un activo que pasa a formar parte de su patrimonio, un activo que usted puede vender, ceder, licenciar e, incluso, heredar, si quisiera.


Preparar la sucesión
Muchos empresarios exitosos viven aterrorizados pensando en qué pasará con la empresa en el momento que deban delegar en otros el negocio. Es importante plantearse esta situación y prepararse para la sucesión.
Si usted ha protegido y registrado todos sus activos intangibles, éstos seguirán siendo suyos y podrán perdurar en el tiempo, pero para mantener el negocio y potenciar esas marcas, usted debe preocuparse también por crear dentro de su empresa una cultura organizacional ética que trabaje focalizada en potenciar dichas marcas..

También es recomendable proteger toda la información a la que tienen acceso sus colaboradores. Nos referimos a prácticas que Jobs hizo "naturales" dentro de su organización: registrar los secretos comerciales, crear contratos de confidencialidad y, muy importante, generar un clima organizacional responsable, ético y enfocado en hacer crecer la marca.


A continuación, cuatro lecciones que Jobs legó al ámbito del management, de acuerdo con la opinión de Luis Felipe Cabrera, director asociado de la división de negocios del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe y Ciudad de México.

1. Conocimiento de los procesos. Muchos CEO en la actualidad se enfocan en la planificación, pero ahora el nombre del juego es "ejecutar". Es decir, todo empresario necesita garantizar que cada estrategia, objetivo, acción propuesta, etcétera, se lleve a cabo todos los días. Además, la fase del control es fundamental.

Jobs se mueve en una fórmula de tres elementos: planear + ejecutar + controlar, aunque eso implique una gran inversión de tiempo. Los horarios del empresario podían ser "hasta las 4:00 de la mañana, y eso acompañado de su equipo de trabajo"..

2. Tomar la iniciativa. En mercadotecnia se enseña que se debe investigar mercado, entre otro tipo de indicadores. Eso es importante, pero no lo único.
Para marcar la diferencia también hay que aprender a ser visionario, y eso implica perder miedos. Jobs, en ese sentido, es un ejecutivo "como pocos" porque él imagina cosas que ni el cliente tiene en mente. "Esa es una gran diferencia entre él y otros (directivos) en el planeta tierra"..

3. Sabe con quien trabaja. Una frase común en Jobs es: "Los mejores gerentes son esas personas que nunca soñaron con serlo". Es una persona que, aun con las diversas obligaciones que debía cumplir, apostó, durante su dirección, a formar un equipo que estuviera apegado a su visión.

Eso habla de otra regla de negocios en el medio empresarial. Como director hay que participar en las entrevistas del personal que ocupará, al menos, puestos estratégicos. Jobs solía preguntar en esos encuentros: "¿tú que vas a aportar?". No desde el punto de vista curricular, sino en valor agregado en términos de innovación, de talento diferencial.

"Tú no puedes dejar entrar a tu casa a cualquiera". Esa consigna hay que llevarla a la empresa y, como jefe, estar al pendiente de los procesos de contratación.

4. Hacer equipo con los mejores. La lección en este caso es: si te juntas con gente de primera, los resultados son de ese tipo. "Hay directores que se unen a gente de ‘veinteava' clase, y te vuelves eso", expresa Cabrera. Ser un líder como Jobs, "transformacional, que inspira a otros", puede ser algo complejo de cumplir. En opinión del experto, los hay "uno entre un millón de personas".

Fuente: Infobae

No hay comentarios: