lunes, 14 de marzo de 2011

El estado de origen y aplicación de fondos y las inversiones

El Estado de Origen y Aplicación de Fondos (EOAF) es sinónimo del flujo de caja de una compañía y uno de los tres pilares de un balance, junto al Estados de Situación Patrimonial y al Estado de Resultados.

A continuación una nota transcripta textualmente, ya que me pareció de fácil lectura y provechosa. Pertenece a : http://www.saladeinversion.com/formacion/importancia-flujo-caja-hora-invertir-acciones-cfds-formacion/




A diferencia del primero, se basa en variables de flujo o bien en la “película” que sucedió a lo largo de un período de tiempo. Para esto, suele tomarse un trimestre para su análisis detallado, o bien un ejercicio fiscal o calendario anual para estudiar en perspectiva de largo plazo a la empresa.



Los flujos de caja de una empresa (cashflows) retoman algunas partidas, como el Resultado Neto de una compañía. Muchos de los ítems que se encuentran aquí estaban presentes en el balance, pero ahora están reordenados para mostrar cuánto dinero está generando la firma.



Tres datos en uno



El flujo de caja está separado en tres secciones y sirve para ver otras tantas actividades íntimamente vinculadas, pero separadas a los fines explicativos de la dinámica de la generación propia de la empresa; los flujos operativos, los de las inversiones y los derivados de sus actividades financieras.



En toda compañía se encuentran cuentas con el nombre de otros que es una práctica habitual, pero siempre es recomendable analizar las notas a los estados contables para evaluar si se trata de cuestiones importantes o no.



El flujo operativo (cashflow from operating activities) es el punto de partida para saber si una empresa es viable operativamente o no. No es lo mismo que el resultado operativo, porque éste pertenece al estado de resultados y es un concepto contable.



Este número dice cuánto efectivo genera la firma con sus operaciones. Se parte del ingreso neto y realiza una serie de ajustes para llegar a él y mostrar en qué medida los ingresos contables se ajustan a sus verdaderos movimientos. Los ajustes más importantes son las depreciaciones, las variaciones en el capital de trabajo, los gastos o ingresos no recurrentes, y las variaciones de partidas financieras.



Las primeras se suman al ingreso neto para computar los flujos de caja dado que habían sido restadas en el estado de resultados a solo efecto de reflejar su valor teórico. Pero que un edificio o una máquina envejezcan no implica que deban hacerse gastos en efectivo durante ese período ya que se hicieron cuando se invirtió en ellos en ejercicios anteriores.



Las variaciones en el capital de trabajo son todos los activos corrientes netos de los pasivos corrientes. Lo forman rubros tales como cuentas a cobrar, inventarios o cuentas a pagar. Cuando este aumenta se está inmovilizando dinero, y si baja se lo libera. Por eso, sus variaciones son otros de los ajustes que se realizan para poder llegar al flujo de caja de operaciones.



Las empresas que crecen inyectan dinero en su capital de trabajo, pero si este se amplía significa que se está inmovilizando efectivo que, de otra forma, estaría disponible: si aumenta sus créditos por cobrar con clientes, por ejemplo, debe mantener cash invertido allí, que deja de estar disponible para los accionistas. Por el contrario, si consigue mejores plazos de financiamiento de sus proveedores, es decir que aumentan las cuentas a pagar, esto implica que tendrá mayor para otros fines.



Los gastos o ingresos no recurrentes no representan salidas o ingresos reales de cash, por lo que es muy común que se incluyan dentro de los ajustes necesarios al ingreso neto.



El pago de intereses es un flujo de fondos efectivo que capta el estado de resultados y sobre el cual no hay que hacer modificaciones. Pero los balances pueden traer resultados por exposición a la inflación, por tenencia y por depreciación o apreciación del tipo de cambio que no representan movimientos de dinero, algo que debe ser corregido aquí.



Por otra parte, hay que tener en cuenta el flujo de caja de las inversiones (cashflow form investing activities) que incluye compras o ventas de propiedades, planta y equipamiento (PP&E), adquisiciones de empresas y cualquier inversión. A estas últimas se las suele llamar capital expenditure (CAPEX). Este dato se toma en sentido neto, es decir la inversión neta de las posibles desinversiones de una compañía.



El gastos de capital (capital expenditures) representa el dinero colocado en activos de larga duración, es decir en PP&E o cualquier operación necesaria para mantenerse en funcionamiento y a su tasa actual de crecimiento.



El Cashflow de las operaciones menos los gastos de capital representan el flujo de caja libre (free cashflow), es a cantidad de capital que la empresa genera luego de invertir en su negocio.



Las pérdidas o ganancias por inversiones (investment gains/losses) son las operaciones que hacen las compañías con bonos, acciones, propiedades o cualquier otro tipo de activo para obtener retornos superiores a los disponibles en una cuenta bancaria. Este número muestra cuánto ganó o perdió en este rubro.



Finalmente, el flujo de caja de actividades financieras (cashflow from financial activities) incluye a todas aquellas que la empresa lleva adelante con sus accionistas o acreedores. Los puntos más importantes en este rubro son: los dividendos, emisión o recompra de papeles, y la emisión y repago de deuda.



El primero es el pago de dividendos efectivos a los accionistas de la compañía. En cambios, el segundo (issuance / purchase of comon stock) es cuando la firma recompra sus acciones en el mercado.



La porción de la empresa que le corresponde al inversor aumenta, lo que es visto como una señal positiva hacia los inversores porque disminuye el ratio o múltiplo de valuación relativa.



En el caso de la cantidad de acciones diluidas es decir si se transforman todas las deudas convertibles a papeles, este aumento disminuye el porcentaje de la compañía en manos del inversor, lo cual resulta desfavorable.



Esto también genera más efectivo para la compañía que puede utilizarse para diversas inversiones. Es saludable controlar bien este rubro para observar con qué recursos financia su crecimiento. Finalmente, la emisión y repago de deuda (issuance repayment of debt) muestra si la empresa ha pedido más dinero prestado o si ha repagado deuda que tenía antes.

Fuente: http://www.saladeinversion.com/

No hay comentarios: