lunes, 27 de diciembre de 2010

Laponia: a la villa de Santa Claus

Rovaniemi en Laponia, Círculo polar ärtico: allí está la villa de Santa Claus, también llamado Papá Noel. Todo el año es Navidad.
Recuerdos de Mochilera: uno de los viajes más recordados: Laponia es el hogar mágico de Papá Noel. Está en la parte más septentrional de Finlandia.




Por la noche, (junio de 1987), tomamos el tren desde Helsinki a Rovaniemi. Quedamos asombrados con la gran cantidad de gente que sube borracha, pero muy borracha al tren. Estamos sentados justo en el vagón de acceso al bar.



En el bar hay varias decenas de borrachos/as cantando, gritando: un ambiente horrible. Una de las mujeres ebrias se levanta el vestido y es bajada del tren junto con dos hombre por la policía.



Cada vez hay más y más borrachos. No entendemos la razón. Molestan toda la noche. Luego nos enteramos que por el alto grado de alcoholismo que existe en esta zona- fundamentalmente por el clima- está prohibido el expendio de bebidas alcohólicas, salvo en ciertos lugares y horarios, es por ello que toman el tren, solo con el fin de tomar alcohol.



Oh, sorpresa, en el tren nos encontramos con un inglés con el que habíamos viajado de Amsterdan a Copenhague.



A las 4 de la mañana llegamos a Rovaniemi. Desistimos de ir a Cabo Norte por el tiempo y por el costo.



Rovaniemi es pequeño. Tomamos un autobús y recorremos los 8 km. Que nos separan del CIRCULO POLAR ARTICO. Qué emoción. Hay varios carteles señalando que lo vamos a cruzar.

Sacamos muchísimas fotos. Obvio: que hago? Compro dos certificados de que hemos cruzado el círculo polar ártico. Al momento de cruzarlo: aplausos cerrados de todos los viajeros.



Vemos casas típicas de los lapones, especialmente dispuestas para que las conozcamos los turistas. Los lapones son un pueblo nómade. En esa época, Laponia tenía 200.000 habitantes, de los cuales 4.000 eran lapones. Sus casas son tiendas con varios troncos que forman una especie de pirámide con un hueco en la parte superior. Por allí sale el humo del fuego que hacen en el interior. También realizan otro tipo de casas construidas con troncos y a más de un metro de altura.



En este sitio hay un negocio donde venden trabajos en vidrio, dos de souvenirs, una gasolinera y la llamada VILLA DE SANTA CLAUS.





El pueblo de Papá Noel en el círculo polar ártico en Rovaniemi en la Laponia finlandesa es un lugar agradable, abierto todos los días del año.



Cuenta la leyenda que cuando Papá Noel declaró que Rovaniemi es su residencia habitual, contó que al principio del siglo pasado se había revelado el secreto que él vivía en el Cerro Korvatunturi. Esta información, ocultada por muchísimo tiempo, se difundió entonces en todo el mundo. Para mantener los secretos de la Navidad, los elfos decidieron construir en el Círculo Ártico un punto de encuentro para los visitantes tanto cercanos como lejanos.


Papá Noel se encuentra en su Pueblo cada día del año ejerciendo sus funciones, es decir, su misión en la vida, que es vigilar el bienestar de los niños y la bondad de los adultos, y fomentar el mensaje navideño de amor y de buena voluntad entre las personas del mundo entero.



Círculo Polar Ártico

El Círculo Polar es una línea que podés observar en el mapa; En esta zona ártica, por arriba del Circulo Polar, en verano el sol no se pone. En invierno es todo lo contrario: Durante una época determinada el sol no llega a subir por encima del horizonte.

En Laponia, durante la época de pleno invierno llamada ”kaamos”, a parte de la luna y las estrellas, sólo son la mágica aurora boreal y una capa de nieve blanca que iluminan el paisaje. El Circulo Polar también es conocido por ser un sitio donde se acaban las prisas, una especie de zona horaria donde el tiempo habitual se convierte en un tiempo mágico del mundo de los elfos y renos.

Cuando no hay noche

Cuenta la leyenda que quien cruzase el Círculo Polar en verano de luna llena llevando en su bolsillo una pata de liebre y en su mano una flor de trébol, y sabiendo pronunciar las palabras mágicas, consiguiera por un momento las fuerzas de un glotón, los ojos de un búho nival y la rapidez de un reno. En este caso es mejor esperar un poco para cruzar el Círculo Polar. ¡Pero un momento! ¿Dónde encuentras una luna llena durante la noche de verano cuando no baja el sol? Mejor preguntárselo a Papá Noel…

Mientras más hacia el norte nos dirigimos, el sol brilla en el verano de Laponia incluso durante las 24 horas al día. El fenómeno se debe a la inclinación del eje de la Tierra respecto a su órbita alrededor del Sol.

La noche con sol se observa mejor en la zona del Círculo Ártico, además en Finlandia, también en Suecia, Noruega, Rusia, Canadá y Alaska.



En la Villa de Santa Claus hay gran cantidad de souvenirs: mucha piel de reno, trajes típicos de la zona, y trabajos en madera.

Recuerdo que compré dos primorosos monederitos blancos de cuero de reno blanco, y un cencerro de reno con una tira de piel de reno (a este aún lo conservo).



El reno es la riqueza de Laponia, Y la de toda Finlandia sus bosques, solo interrumpidos por los lagos. En el país hay 187.888 lagos.



Volviendo a la Villa de Santa Claus, nos encontramos con un primoroso restaurant, una oficina de correos y el escritorio de Papá Noel (of course: me fotografié con él!) Hermoso el escritorio, mágico.



En la oficina postal uno deja sus datos y luego para Navidad recibe desde allí una extensa carta de Papá Noel. También se puede agendar nombre de amigos, familiares. Las hemos recibido por dos años. Estas cartas auténticas de Papá Noel de felicitaciones son artículos de colección. Hay gente que las enmarca y las cuelga en la pared.

En la carta, Papá Noel habla de su vida aquí en el Círculo Polar Ártico. También dice algo sobre las manías de sus duendes y todas las cosas agradables que suceden en la tierra de Papá Noel.

Papá Noel envía esta bonita carta de felicitación en 17 idiomas diferentes.

Las felicitaciones de Papá Noel son enviadas y entregadas por correspondencia de primera calidad.

Un poco de Historia

Hace unos cien años, por un viajante casual, empieza a difundirse en todo el mundo la noticia sobre la existencia del Cerro Korvatunturi y de sus habitantes. Papá Noel, sin embargo, quería guardar la intimidad de su hogar. Se le ocurrió una idea genial que permitiese a sus amigos visitarlo cuando quisieran, y que permitiera a todo el mundo disfrutar del auténtico espíritu navideño. Ahora ya hace medio siglo Papá Noel visita de manera regular el Círculo Ártico, cercano a la ciudad de Rovaniemi.

El centro incuestionable de las Navidades de Laponia, el Pueblo de Papá Noel en el Círculo Ártico, se convirtió a los principios de 2000 en la atracción más importante entorno a Papá Noel de toda la Escandinavia. Su popularidad ha sido tal, que esta atracción situada en Rovaniemi, ha doblado su número de visitantes. La cantidad de los visitantes internacionales, incluso, se cuadruplicó en unos pocos de años hasta contar hoy en día con un medio millón de visitantes al año.

Cabaña de Roosevelt, es decir, Cabaña del Círculo Polar

es una exposición sobre la historia del turismo del Círculo Polar.

NUNRA, predecesora de UNICEF, en una Finlandia de posguerra. Esta ayuda de UNICEF tiene también que ver con la construcción de la Cabaña de Roosevelt y los comienzos del turismo de la zona; La primera dama de entonces de los EE.UU., Eleanor Roosevelt, conocida como “el alma” de UNRA, de repente decidió visitar Rovaniemi en 1950. En un par de semanas se tuvo que construir el lugar de la ceremonia de bienvenida, la Cabaña de Roosevelt.



De vuelta a Rovaniemi visitamos el Museo Provincial de Historia Cultural,donde hay muestra de las vestimentas de los lapones, sus piraguas, etc. Vemos por ejemplo, como usan dentro de los zapatos de piel de reno, yuyos para protegerse del frío.



Hay dos meses en verano en el que el sol nunca se pone. Y en los meses de invierno; siempre es noche: el cielo se ilumina por la aurora boreal.



A París se la conoce como La Ciudad Luz, Copenhague es La Maravillosa Copenhague, Estocolmo: Fantástica Estocolmo, Helsinki; La Hija del Bálctico y Laponia: LA TIERRA DE SANTA CLAUS.



En Rovaniemi, a pesar de estar en verano, nos tocó un día de frío , lluvia y tanto viento, como todos los anteriores. A las 18 tomamos el tren a Turken. Debemos cambiar de tren a las 4.40 hs. En Tampere.. Espero no dormirme, HA SALIDO EL SOL. Ojalá pueda fotografiarlo esta noche. Ayer fue día las 23 hs., hoy también y así todas las noches. Lo fotografié desde el tren: a las 12 de la noche: por un lado de la ventanilla, tocando la tierra, a las 12.01 del otro lado de la ventanilla del tren apareciendo por el horizonte. Fascinación absoluta.



Viernes 19/6/1997: al lado nuestro viajan dos finlandeses y atrás un señor muy callado. Uno de los dos finlandeses, que resultó llamarse Kari, dice continuamente, haciendo alusión a nuestra nacionalidad: “DIEGO ARMANDO MARADONA ES THE BEST, PELÉ IS NUMBER ONE”. Y así hasta que nos invitan a sentarnos con ellos. El compañero se llama Marko y habla inglés. Son macanudísimos. Como único equipaje llevan un bolso repleto de bebidas: una bebida alcohólica finlandesa muy antigua, transparente ye excesivamente fuerte, limonada para mezclarla, licor de café, etc. Van bebiendo. Está prohibido beber en el tren, excepto en el restaurant. Ahora se une a la conversación el Sr. Callado, quien está totalmente borracho igualmente acarrea gran cantidad de bebidas: whisky, entre otros. Kari ya también está muy tomado. Cada vez que el guarda del tren pasa y los ve tomando, les saca las botellas. No se preocupan: sacan otra de sus bolsos. Nos invitan insistentemente, sobre todo el más borracho: nos vemos obligado a aceptar de vez en cuando, o hacer que tomamos. Ahora se arriman al grupo otros borrachos y a Marlo le cae mal. Toman y toman. Seguimos charlando hasta llegar al lugar donde bajan Kari y Marko, ya después de la 1 de la mañana, por supuesto que sigue el día.





Cuando el tren se pone en marcha se agregan más borrachos al grupo. Con Marcelo hacemos “rancho aparte”. En el vagón somos nosotros dos, el grupo de borrachos y gente que toma y toma.



Aparece UN LAPONÉS, que canta y canta y canta. Lo hace bastante bien. Nos habla todo el tiempo. No entendemos una sola palabra. Me regala caramelos. Luego conseguimos dormir: gracias a Dios: en medio de semejante ambiente, por otro lado nos es muy difícil dormir siendo las 24 horas de día



hasta aquí este relato.

No hay comentarios: