viernes, 25 de junio de 2010

Colombia: Cartagena, Barranquilla: estupendo diario de viajes

Sobre el rio Magdalena esta el puente Pumarejo que une ambas márgenes del rio, es el mas largo de Colombia y fue proyectado por el italiano Riccardo Morandi, el mismo diseñador del puente Urdaneta sobre el lago Maracaibo, y construido como éste en concreto armado.


No existe un mirador especifico como en el puente venezolano pero éste también se puede observar desde muchos lugares; pasamos sobre él y desde la rampa es posible observarlo; desde allí no es muy difícil imaginarse ver pasar los barcos a vapor del pasado como el de Florentino y Fermina.
En los días de hoy, el barco turístico "Florentino Ariza" recorre las poblaciones rio arriba llevando conocimiento y cultura para los pueblos ribereños.

Barranquilla es una ciudad alegre y siempre dispuesta para las celebraciones, de allí su famoso Carnaval; la música y la danza son cosa de todos los días, "en Barranquilla se baila así ..." como dice la música de Shakira de quien existe una estatua donada por una ciudad de Alemania en reconocimiento a su labor por los niños desamparados atreves de su fundación "Pies Descalzos".



El terraplén de Bocas de Ceniza separa las aguas turbias del rio Magdalena de las aguas del mar, años atrás existía un paseo en tren hasta el extremo del mismo.
Barranquilla tiene mucho de la historia de Colombia, allí se fundo la Compañía de Navegación Aérea Scadta (hoy Avianca); también fue puerto muy importante por estar sobre el rio Magdalena para entrada y salida de pasajeros y mercaderías del interior del país.

A medio camino entre Barranquilla y Cartagena está el insólito Volcán del Totumo, rodeado de un terreno pantanoso y con casi 20 metros, posee un cráter activo y burbujeante pero no de lava sino de lodo y según dicen los lugareños que administran el lugar, ese lodo tiene características terapéuticas por lo que muchas personas se sumergen en él.
A pesar de tener una profundidad incierta ya que en calor del lodo proviene del mismo origen de cualquier volcán, los lugareños afirman que es imposible hundirse en él.


Lo realmente curioso es observar las personas que suben a la rampa de donde se accede al cráter, la visión recuerda a los filmes de Hollywood en donde lindas princesas polinesias eran ofrecidas en sacrificio al volcán para calmar su furia.

Cartagena es nuestro destino, al llegar por tierra se parece a cualquier ciudad de importancia equivalente pero por la mañana la visión desde el hotel en Bocagrande muestra el Mar Caribe en todo su esplendor.
En Bocagrande esta la mayoría de los hoteles y en donde se encuentra la mayor parte del sector de apoyo turístico, supermercados, cybercafe, farmacias y otros servicios; las playas de la ciudad también están allí.



Cartagena, La Heroica, invita a viajar en el tiempo y sentirse parte de un pasado lejano y aun presente en su centro histórico, en la fortaleza de San Felipe de Barajas de donde se rechazaba a los invasores o desde el convento de la Popa donde se tiene una visión de toda la ciudad.

El castillo de San Felipe de Barajas fue el complejo militar defensivo mas importante construido en las Américas por la corona española, toda su estructura llevo muchos años para ser terminada y resistió con éxito el asedio de piratas y de potencias enemigas de España.
Otra fortificación importante esta en la isla de Tierrabomba, desde donde se domina la bahía de Cartagena y que es por donde deben pasar los navíos que llegaban al puerto, hacia el este esta Bocagrande y Bocachica hacia el oeste; cientos de años atrás los defensores arrojaron grandes piedras en el lecho marino de Bocagrande para dificultar la entrada por allí de grandes naves, forzando la entrada por Bocachica que era en donde tenían las mejores defensas; ese bloqueo existe hasta hoy; por esos lugares se libro la batalla contra el Almte. ingles Vernon que luego de apoderarse de Portobello en lo que hoy es Panamá, intentó tomar Cartagena.




El convento de la Popa, originalmente llamado Convento de la Candelaria, tiene un ubicación estratégica ya que desde allí se domina toda la cuidad, por ese motivo fue escenario de luchas, cuartel y fortín; el cerro en donde se encuentra tenia una densa vegetación y era refugio de esclavos antes que los padres agostinos construyeran el convento; el que fue varias veces modificada atreves de los años y hoy presenta un aspecto cuidado y tranquilo.




De vuelta a la ciudad y entrando por la Puerta del Reloj al atardecer, encontramos un lugar mágico; para completar la escena haría falta que las personas estuvieran usando vestimenta de época; una recorrida por la Plaza de los Coches nos recibe con música; rumbas e vallenatos comienzan a sonar en la tarde casi noche.
Los lugares de diversión son para todos los gustos y tendencias, haciendo de esta ciudad una mezcla de pasado y presente; siguiendo por la Calle del Colegio iniciamos el reconocimiento de lo que será el paseo del día siguiente, las construcciones impresionan por su conservación y su ambiente, los faroles con luz amarillenta imitando la luz del candil, los grandes portones recuerdan un ambiente señorial.



Entrando por la Calle del Coliseo, seguimos por la Calle de Ayos y finalmente por la Calle de Santo Domingo llegamos a la Plaza Santo Domingo, nuevamente se escucha música caribeña y alguna con ritmo casi africano durante la presentación de un conjunto de baile.



Frente al convento de Santo Domingo está "Gertrudis" una escultura de Fernando Botero, según la leyenda al tocar los senos de esta opulenta señora, la persona que lo hace tendrá largas relaciones amorosas.

Menos leyenda y más historia es que en este mismo lugar se hacían las ejecuciones de los condenados por la temible Inquisición, que asolo la ciudad durante gran parte del siglo XVIII.
Entrando en la Calle de la Inquisición, llegamos a la Plaza de Bolívar con el Museo del Oro y el Palacio de la Inquisición que visitaremos al día siguiente; luego, por la Calle del Ladrinal y la Calle de la Amargura llegamos a la plaza de la Aduana subimos por la rampa y caminamos por la muralla con vista a la Bahía de la Animas.

De día, la ciudad amurallada, ofrece una visión detallada de su pasado atreves de sus calles, museos y la propia muralla; el Mercado artesanal que funciona en Las Bóvedas permite circular por el antiguo cuartel de los defensores de la ciudad; la muralla con vista hacia el mar en el baluarte de La Merced nos da la visión de aquellos defensores y es posible imaginar la aprehensión de ver una flota de navíos frente a la ciudad, tal como ocurrió muchas veces en su historia.



Recorrer a pie las calles coloniales y visitar los museos es una actividad placentera que sin embargo hace dudar de los grabados y pinturas de la época en cuanto a la ropa que era vestida por sus ciudadanos; resulta difícil imaginar toda esa complicada vestimenta en un clima como el caribeño.




Los patios y construcciones del Palacio de la Inquisición sirvieron de marco a la película "El amor en los tiempos del cólera" de la obra homónima de Gabriel García Marques; allí, un joven Florentino Ariza cortejaba a Fermina en la escena del mercado.



La temible Inquisición tenía como finalidad juzgar los delitos contra la fe religiosa usaba torturas como el potro, el cordel y desde luego, ejecuciones; nunca reconoció inocentes; fue expulsada de la ciudad el día de la Independencia de Cartagena.
l
Del otro lado del Parque Centenario está el Barrio Getsemaní, antigua residencia de artesanos y servidores en los tiempos de la colonia, la Calle de la Media Luna conserva algo de aquella época, al final de la misma se llega al baluarte de Santa Teresa y al otro extremo de la muralla.



Al dejar Cartagena de la misma forma como llegamos, por tierra, observamos una ciudad en pleno desenvolvimiento, aun con las carencias de nuestra América Latina, pero con afán de superación; la implementación del sistema de transporte TransCaribe, similar al TransMilenio de Bogotá, proveerá a los cartageneros de un transporte rápido y confiable para continuar viviendo y conservando ese patrimonio de la humanidad que es Cartagena de Indias.

Diario de viaje enviado por Rubén Darío Aguero

No hay comentarios: