lunes, 31 de mayo de 2010

De Maracaibo a Cartagena- notas de viaje primera parte

Maracaibo, capital del Zulia, es una gran ciudad a orillas de un gran lago, sin embargo la mayor parte de la edificación y de los lugares de esparcimiento ignora este hecho, hay muy pocos lugares como el Paseo del Lago donde se puede apreciar y caminar por su ribera.

Para ir hacia Colombia, existen empresas de ómnibus y aéreas, elegimos ir por tierra por ser más interesante; así, cruzamos la frontera por Paraguachon, una región árida a algunos kilómetros al norte de Maracaibo, en el interior de la península de La Guajira.
Está frontera es algo inhóspita y no hay gran flujo de viajeros entre Venezuela y Colombia por este paso; la península de la Guajira es básicamente un desierto caluroso y la poca vegetación es resistente al intenso calor y la falta de agua durante los meses secos; en territorio colombiano llegamos a Maicao, en medio de La Guajira, aquí esta la mayor comunidad árabe de Colombia, también la presencia de los guajiros es muy numerosa, siendo que habitan toda la península a ambos lados de la frontera.
Como en Venezuela, aquí también tienen sus propias reglas y tradiciones, practican la poligamia y viven con leyes propias reconocidas implícitamente a ambos lados de la frontera.
Siguiendo hacia el mar se encuentra Riohacha, una pequeña población sobre el mar Caribe, de allí siguiendo la ruta hacia Santa Marta, desde la región de Buritaca, en el Departamento del Magdalena, es posible ver a la distancia los picos de la Sierra Nevada de Santa Marta, lo que resulta impresionante por el hecho de estar a 34 ºC entre la vegetación y al mismo tiempo ver los picos nevados.

En la Sierra Nevada de Santa Marta existe la Ciudad Perdida de los tayrona, una cultura precolombina cuyas construcciones permanecieron hasta hoy y estuvieron cubiertos por la selva durante siglos; en este caso solo nos informamos ya que es muy difícil llegar hasta allí.

La Sierra Nevada es también el lugar de los Arhuacos que tienen su cultura y sus creencias desde cientos o miles de años; lo curioso de todos estos pueblos es que consiguieron mantener su cultura y sus costumbres, por ejemplo la ropa que ellos usan es absolutamente autentica y es fabricada por ellos con lana de oveja.



Desde la ciudad de Santa Marta está la línea férrea que en el pasado conducía pasajeros hacia Bogotá, hoy solo hay trasporte de carga y el "Tren amarillo de Macondo" (Aracataca) cuyo viaje inicial tuvo a Gabo entre sus pasajeros; muchas de sus historias transcurren en los pueblos desperdigados a lo largo de la vía.
Siguiendo camino hacia Barranquilla pasamos por la fina faja de tierra entre el Mar Caribe y la Ciénaga Grande, un lugar con una inmensa cantidad de aves.
NOTAS DE VIAJES ENVIADA POR RUBEN DARIO AGUERO...ver seg. parte

No hay comentarios: